Salta, la rica.



Dos días no alcanzan para conocer a nadie, menos a una ciudad.
Salta, portadora de quizás uno de los nombre más bellos, me confunde.
Percibo un ordenado discurso de signos ( la música, la gastronomía, la arquitectura ) que son cálculo y artificio, la velocidad del consumo for export arrasa, transforma y maquilla. La expresión se enmarca en producto, habrá que escarbar para encontrar gestos y no muecas, quizás allá dónde no llega el gringo.
Dos días no alcanzan para decodificar tu belleza, al menos puedo decir que te he disfrutado comiéndote, Levi Strauss decía que todos somos caníbales y la forma de identificar al otro es comiéndoselo.
Salta, también te he corrido, y de eso vamos a hablar en otra oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s